Posts con #·quimeras· tag

Publicado en 31 Enero 2017

Primero se llevaron a los comunistas

Primero se llevaron a los comunistas,
pero a mí me importó, mucho,
aunque yo no lo era.

Movilicé a todo el mundo conocido
consiguiendo evitarlo,
que no se repita.

Liberaron a los comunistas,
respiraron los obreros
y aun los curas.

Porque nunca será demasiado tarde
si se actúa pronto contra la injusticia.

(versión propia de un poema de Bertolt Brecht basado a su vez en uno de Martin Niemöller)

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 21 Noviembre 2016

VERSIONS.0

—No servim a versions. —Em van dir al bar dels Salistes, sense ni aixecar la mirada de la barra. Vaig marxar d'allà, amb dignitat, la poca que em quedava; el beure ja me'l faria a casa.

Els últims temps s'han posat difícils per als que no som versions originals. Jo sóc una 3.0 i el llegat del meu origen poc m'importa i faig per oblidar-lo. L'acumulació de records fa que molts moments es perdin en el temps com llàgrimes en la pluja. La clonació quàntica, que no només inclou el cos sinó també les experiències acumulades, és una enganyifa. Només m'importo jo i no m'identifico pas amb el que era abans. Sé que jo (si és que em puc dir «jo») era algú d'Alcanar que havia fet fortuna amb la venda de sismògrafs. Encarregar una versió d'un mateix és cosa de molts diners, tot i que en el mercat negre ja se'n fan per molt menys de la meitat, però sense garanties de millora. Vet aquí el quid de la qüestió: som millors que els originals, i això els fa por. I ja fan bé de tenir-ne, perquè acabarem amb ells.

Una Església en plena agonia fou la primera a posicionar-se en contra. Malgrat tot, encara té prou influència sobre aquella gent que no necessita estimar cap déu, perquè en tenen prou amb algú que els digui quin diable cal odiar. Després vingueren els bioecoètics que no volen saber res de tot allò que no sigui degut a l'evolució natural de les espècies. No és bo o no pot ser bo i, davant del dubte, no ho volem, pensen. Curtets de mena, que viuen rodejats de manipulacions artificials o bé ni tan sols existiríem avui dia. I, per reblar el clau, el govern decidí no deixar-nos votar, deixant així oberta la porta per la que entren tots els mals que ens volen fora de la societat.

És qüestió de temps, però. Aquesta tecnologia estarà cada vegada més a l'abast de tothom i, llavors, ja no hi haurà cap poder terrenal o diví capaç d'aturar el que ha de succeir. Ens han fet creure tant en el poder del jo i l'ara que ningú voldrà arriscar-se amb el tràngol de fundar una família, amb les incerteses i dificultats que suposa entendre's amb algú altre i preocupar-se'n tothora. Serà vist com quelcom atàvic, passat de moda i clarament superat. Viurem a un món sense lligams de cap tipus, tothom lliure i sobirà de sí mateix, com raigs C brillant en la foscor però il·luminant només el propi camí. I com que no haurem perdut l'ànsia d'immortalitat, ens clonarem massivament. Cada cop estarem més depurats de les imperfeccions humanes, fins al punt que de la humanitat que coneixem, les versions originals, ja no en quedarà res, doncs serà una altra cosa, una versió actualitzada.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 1 Agosto 2016

NO HI HA COLOR

El beure i la companyonia, els riures i les confidències, el món per arreglar, se'ns gira feina. Rostres en blanc i negre, el color als ulls de qui veu, de qui beu compartint espai i temps, solitud, amor i amistat. Ningú mut, neix el xivarri, un altre vermut, si us plau, escopinyes i olives farcides... de records, un temps millor, sempre el que ara és i el que vindrà. Beguem i ja veurem de ser feliços.

[text de presentació per a una exposició fotogràfica de Respira Disseny a La Vermuteria]

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 21 Marzo 2016

· Sin permiso de Bécquer ·

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu ojo de cristal.
¿Qué es poesía? ¿Y tú coja me lo preguntas?
Un poema... eso eres tú.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 19 Noviembre 2015

· Contragamba I ·

El gorrino hacía unos meses que había dejado de pagar la hipoteca. No tenía ahorros suficientes y había sido despedido de la granja en la que tenía un contrato por obra y engorde hasta Navidad. Los amos, alegando "no engorda lo suficiente", ni siquiera lo habían indemnizado. No entendía lo sucedido, pues se comía todo lo que le echaban y, normalmente, solía quedarse comiendo hasta más tarde del horario establecido; incluso, a veces, se llevaba algo de comida a casa para adelantar digestiones. Pero ésa era su situación actual y, también, la de gran parte de los puercos del país: esperando la visita inminente del representante de Lobankia, que procedería al desahucio acompañado de la pocilga, perdón, policía. Así que tomó la cámara y se hizo un selfie frente al hogar, un bello recuerdo de tiempos felices, antes de tener que verse revolcándose en el lodo, lo cual tampoco era algo que le desagradase en demasía.

[Invitado en: ¡Pásame otra gamba!]

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 21 Mayo 2014

Redes sociales·Comentó en el facebook que la vida es una mierda y se dio un «me gusta» a sí mismo, para hacerse aún más asco, y se lanzó desde el piso treinta. Cuando pasaba por el piso veinte escribió un tuit comentando que estaba haciendo algo de gravedad, por jugar con el doble sentido. Después, a la altura del décimo, se hizo un «selfie» para el Instagram y añadió las etiquetas #sinfiltros y #vayapelos. Frente al quinto vio que la cosa comenzaba a ser preocupante, pues se estaba quedando sin batería y el cargador lo había dejado en la azotea. Al llegar al suelo hizo un ruido seco, de huesos rotos y vísceras desparramadas. Y es que las redes sociales no sirven para parar los golpes.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 26 Marzo 2014

Nada.jpgEra un domingo cualquiera, cuando todos aún dormían, que sucedió. Los más madrugadores fueron los primeros en verlo, aunque poco más tardó el resto del mundo en despertarse o, más bien, en ser despertado. No había calles. Las casas aparecían suspendidas sobre la nada más absoluta, un vacío negro, atroz, sin final aparente. La gente, asustada, se agolpaba en las ventanas y balcones sin atreverse a salir. Sin embargo, de repente, en una de las casitas más destartaladas por el paso de los años se entreabrió una puerta y, lentamente, asomó la cabeza una viejecita que todos tenían por adorable en aquel barrio. Miró alrededor con curiosidad y, para sorpresa de todos, en lugar de volver adentro, acabó de abrir la puerta y caminó hacia el exterior con un monedero en la mano. Titubeó al llegar a la nada que antes era acera, donde empezaba el vacío que mantenía su casa en vilo, como todas las demás. Pero dio un paso más, y otro, y otro, hasta cruzar al otro lado, donde estaba la panadería. Entró y compró una ensaimada "con mucho azúcar", pidió, ante la mirada atónita de la panadera. Entonces volvió a su casa de la misma manera, caminando sobre la nada. Cerró la puerta y se fue directa a la cocina a preparar la cafetera para el desayuno. Ella sabía que, en esta vida, no hay Nada que nos impida alcanzar aquello que de verdad deseamos. Pocas horas después volvían las calles, para consuelo de pusilánimes.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 25 Marzo 2014

Relaciones-de-fondo-.jpg—Estoy estudiando la relación que hay entre el fondo de pantalla escogido y la personalidad de cada uno.

—Interesante. Yo tengo la foto de un atardecer sobre el mar, de mis últimas vacaciones.

—Mmmm, precisamente esperaba algo así de ti, sin duda.

—Ah... ¿Y tú?, ¿qué tienes puesto?

—La foto de una marea negra descomunal llegando a la costa.

—¿Y eso?

—Soy extravertido.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 24 Marzo 2014

Dinero-de-mierda.jpgEl dinero comenzó a pudrirse primero en los escondites que algunos tenían en sus casas. El repelente olor puso en alerta a sus propietarios, que vieron cómo sus ahorros no declarados se convertían en una masa nauseabunda de color incierto. Y no sólo se pudrían los billetes, sino también las monedas, los cheques, pagarés y tarjetas de crédito. A continuación se pudrieron las reservas de los bancos. Se creó allí tal atmósfera irrespirable que tuvieron que cerrar todas las oficinas, hasta que acabaron de limpiar y airear, pero tampoco abrieron luego pues no había dinero con el que comerciar. Por último, todo el dinero circulante corrió la misma suerte, chorreando con asqueroso espanto desde las carteras y monederos de los ciudadanos. En la fábrica de moneda y timbre intentaron acuñar nuevas monedas y lanzar billetes pero fue un fracaso, de las máquinas no salía nada aprovechable. Así pasó que, en poco tiempo, del mundo entero desapareció el dinero y la gente tuvo que volver, asustada, al trueque para subsistir y convivir. No obstante, tras un breve periodo de adaptación, la gente comenzó a sentirse cada vez más feliz. Vivir sin dinero no tenía precio.

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 22 Marzo 2014

La-puerta.jpgEl arrendador le advirtió que esa puerta no se abría. No porque estuviese encallada o cerrada con llave y la llave perdida quién sabe dónde, pues nada había que lo impidiese, sino porque no se podía, debía, permitía, abrir; simplemente. Tampoco le preocupó en exceso, porque estaba en una pared exterior y, desde la ventana más próxima, sólo se veía la fachada. Supuso que sólo habría un tabique ciego, sin ningún espacio libre, pues no había sitio para más. Y se instaló sin importarle esa prohibición, más que nada porque no pretendía siquiera desobedecerla.

Esa misma noche escuchó un leve ruido tras la puerta, como de viento en el páramo. "Habrá corrientes", pensó. La segunda sintió como un chapoteo de algo indefinido avanzando lentamente por tierras pantanosas. "Ruido de tuberías, seguro", pensó, poco convencido. Al principio de la tercera noche escuchó unos sonidos guturales, como gruñidos de un animal desconocido, mientras unas garras arañaban la puerta desde fuera. Esa misma noche bajó al garaje e intentó dormir en el coche, sin éxito.

A la mañana siguiente, con la luz del Sol inundando la vivienda, se sintió con fuerzas para desentrañar el terrible misterio de la puerta, desobedeciendo así lo que poco antes había considerado poco menos que absurdo. Se acercó entonces a ella con sigilo y asió el pomo con mano temblorosa. Lo giró sin apenas dificultad y la abrió de golpe: Había un tabique, no podía ser de otra manera, y un post-it con la frase «la imaginación engendra monstruos».

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·