Veredicto

Publicado en 17 Agosto 2010

Veredicto.jpg

Ergo: Como a mis demandas de dicha la Naturaleza sólo me responde, mediante mi razón, que no puedo ser feliz sino en la armonía del Cosmos, y yo esta armonía no la entiendo, ni hay quien pueda entenderla nunca...
 
Como la Naturaleza no sólo me niega el derecho a pedirle cuentas, sino que sencillamente se niega a contestarme..., y no porque no quiera contestarme, sino porque no puede...
 
Estando convencido de que la Naturaleza ha delegado en mí para responder a mis preguntas (inconscientemente) y a mis preguntas responde por conducto de mi razón (pues todo esto me lo digo yo solo)...
 
Teniendo, finalmente, en tal estado de cosas, que hacer yo mismo de demandado y demandante, de juez y parte, y encontrando esa farsa de la Naturaleza tan estúpida y dura de aguantar y hasta tan vejatoria...
 
En mi indiscutible calidad de demandado y demandante, de juez y parte, condeno a esa Naturaleza, que de modo tan desconsiderado e insolente me ha creado para el dolor... y fallo que debe perecer conmigo... Y no pudiendo yo aniquilar a la Naturaleza, me aniquilo a mí mismo por la sencilla razón de que me carga padecer esa tiranía, de la que nadie es culpable.

Escrito por Fiódor Dostoievski

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

carmenneke 08/18/2010 13:07


Esto es como dicen los ingleses: Cut off my nose to spite my face (me corto la nariz para que se joda mi cara), o en el caso del narrador del texto, me mato para fastidiar a la Naturaleza. Pero la
Naturaleza ni se va a enterar de lo que has hecho.


Amkiel 08/18/2010 19:13



Al constatar la falta de sentido, nada de lo que haga tiene sentido, lógicamente.