Una pasión en el desierto

Publicado en 5 Septiembre 2010

Una-pasion-en-el-desierto.jpg

El extenuado y sediento viajero perdido en el desierto vio que la hermosa mujer del oasis venía hacia él cargando un ánfora en la que el agua danzaba al ritmo de las caderas.
— ¡Por Alá —gritó—, dime que esto no es un espejismo!
— No —respondió la mujer, sonriendo—. El espejismo eres tú.
 
Y
    en un parpadeo de la mujer
                                             el hombre desapareció.

Escrito por José de la Colina

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

Andrés 09/14/2010 04:36


jajaj muy bueno, me recordó a Una pasión en el desierto de Balzac.


Amkiel 09/14/2010 21:11



Desconozco esa obra de Balzac, pero si te lo recuerda, bien recordado sea.