Una historia de Dios [fragmento]

Publicado en 28 Junio 2012

Una-historia-de-Dios.jpgTertuliano calificó a las mujeres de tentadoras malvadas [en su obra "Sobre el vestido de las mujeres"], un peligro eterno para el género humano:

¿No sabéis que cada una de vosotras sois una Eva? La sentencia de Dios sobre vuestro sexo sigue vigente en nuestra época: la culpa tiene que permanecer también necesariamente.eres la puerta del demonio;eres la que pruebas el fruto prohibido;eres la primera transgresora de la ley divina;eres la que convences a quien el diablo no fue capaz de atacar;destruyes sin ningún cuidado al varón, imagen de Dios. Por culpa de tu transgresión tuvo que morir incluso el Hijo de Dios.

[San] Agustín estaba de acuerdo: «¿Cuál es la diferencia? —escribía a un amigo—, tanto si se trata de una esposa como de una madre, sigue siendo Eva, la tentadora, de modo que debemos guardarnos de cualquier mujer». De hecho, Agustín se sentía muy perplejo al preguntarse por qué Dios tuvo que crear el sexo femenino: después de todo, «si lo que Adán necesitaba era una buena compañía y conversación, habría sido mucho mejor tener dos varones juntos como amigos que no un varón y una mujer». La única función de las mujeres era la procreación, que transmitía el contagio del pecado original a la siguiente generación, como si se tratase de una enfermedad venérea. Una religión que mira con recelo a la mitad del género humano y que ve cualquier movimiento involuntario de la mente, del corazón y del cuerpo como un síntoma de concupiscencia fatal sólo puede alienar a varones y mujeres de su condición. El cristianismo occidental nunca se ha recuperado totalmente de esta misoginia neurótica, que todavía puede comprobarse en la reacción desequilibrada ante la noción de la ordenación de la mujer. Mientras que las mujeres orientales compartían el lastre de inferioridad con que cargaban todas las mujeres de la ecumene en aquella época, sus hermanas de Occidente cargaban además con el estigma de una sexualidad repugnante y pecadora que las hacía vivir marginadas por el odio y el temor.

Escrito por Karen Armstrong

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

dosdedos 06/28/2012 23:43

¿Has leído Vita Brevis de Jostein Gaarder?

Amkiel 07/01/2012 20:08



Pues no (he leído otras dos novelas suyas, que recuerde), así que he suplido mi ignorancia con la wikipedia y, por lo visto, sería la réplica exacta que le falta al comentario de San Agustín. Me
lo apunto en la lista de posibles lecturas, ¡gracias!