TRAS EL DILUVIO (Un gran álbum de Babel) [fragmento]

Publicado en 11 Septiembre 2012

TRAS-EL-DILUVIO.jpgLa información producida y consumida por la humanidad solía desaparecer: esa era la norma, el resultado por defecto. Las visiones, los sonidos, las canciones, la palabra hablada se desvanecían. Las marcas sobre la piedra, sobre pergamino, o sobre papel constituían el caso especial. Al público de Sófocles no se le ocurrió nunca pensar que sería una pena que sus obras se perdieran; disfrutó del espectáculo y punto. Ahora las expectativas se han invertido. Todo debe ser registrado y conservado, al menos potencialmente: cada ejecución musical; cada delito cometido en una tienda, un ascensor o una calle; cada erupción volcánica o cada tsunami que pueda suceder en el rincón más apartado de la tierra; cada carta jugada o cada pieza movida en una partida online; cada partido de rugby o de cricket.

Escrito por James Gleick

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

Eider 09/29/2012 22:45

¡Yujuuuu! Tenemos dos cosas en común.

Amkiel 10/02/2012 20:49



Creo que tenemos alguna más, pero son poco comunes.



Eider 09/23/2012 17:29

Feliz día de Santa Tecla (igualmente tu patrona en lo que a este blog se refiere). He perdido tu correo y tu número de móvil.

Besote, y mimos.

Amkiel 09/29/2012 12:16



Gracias. Mi correo es electrónico y el móvil un Nokia. Besito. 



mon 09/14/2012 13:20

Tiene razón James, aunque soy de la opinión que aunque ahora todo se registre, ( y soy la primera en hacerlo), nunca ha sido todo tan volátil y efímero como ahora.

Amkiel 09/29/2012 12:15



Cuánto más se sabe, menos importa.