Todo lo contrario

Publicado en 2 Septiembre 2010

Todo-lo-contrario.jpg

—Veamos —dijo el profesor—. ¿Alguno de ustedes sabe qué es lo contrario de in?
 
Out —respondió prestamente un alumno.
 
—No es obligatorio pensar en inglés. En español, lo contrario de in (como prefijo privativo, claro) suele ser la misma palabra, pero sin esa sílaba.
 
—Sí, ya sé: insensato y sensato, indócil y dócil, ¿no?
 
—Parcialmente correcto. No olvide, muchacho, que lo contrario del invierno no es el vierno sino el verano.
 
—No se burle, profesor.
 
—Vamos a ver. ¿Sería capaz de formar una frase, más o menos coherente, con palabras que, si son despojadas del prefijo in, no confirman la ortodoxia gramatical?
 
—Probaré, profesor: «Aquél dividuo memorizó sus cógnitas, se sintió dulgente pero dómito, hizo ventario de las famias con que tanto lo habían cordiado, y aunque se resignó a mantenerse cólume, así y todo en las noches padecía de somnio, ya que le preocupaban la flacción y su cremento».
 
—Sulso pero pecable —admitió sin euforia el profesor.

Escrito por Mario Benedetti

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

Levemente 09/07/2010 22:50


E incluso que un saco.


Amkiel 09/09/2010 20:43



Peor aún un asco.



Edda 09/02/2010 23:29


Me has presionado. Benedetti será siempre tan inolvidable como imprescindible.
Ah, ¿me has llamado cosa? Que añadiendo linda e indispensable no lo arreglas.


Amkiel 09/04/2010 21:45



Mejor ser una cosa que un caso.