Revelación

Publicado en 22 Octubre 2010

Revelacion.jpg

Por casualidad ella entra en la cafetería Riofrío y ve a su amante en una mesa del fondo, charlando con unos amigos. Lo conoce desde hace dos meses y está muy ilusionada, pues intuye que por fin ha encontrado al hombre de su vida, alguien que la entiende y la respeta, que colma sus anhelos más íntimos, dentro y fuera del lecho. Pide un cortado en la barra. Saca del bolso el teléfono móvil y, con la piel sublevada, viéndolo sin que él la vea, lo llama para darle una sorpresa y, por qué no, proponer una cita rápida en el cercano hotel NH. En la cafetería empieza a sonar una insulsa melodía electrónica. Él mira la pantalla del teléfono, pero en vez de contestar se la muestra a sus amigos y, con un gesto burlón, corta la llamada. Ella, desconcertada, llama de nuevo. Vuelve a llenar el aire el soniquete machacón y sin matices. Él corta otra vez la llamada. A continuación teclea un mensaje y, antes de enviarlo, lo hace circular por la mesa para que todos lo lean. Ella lo recibe unos segundos más tarde: «Estoy reunido, amor. Luego te llamo». En la mesa no paran de reírse. Llega el cortado. Presa de un temblor repentino, ella deja unas monedas sobre la barra y se va sin probarlo.

Escrito por Rubén Abella

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

carmenneke 10/23/2010 19:23


Por qué siempre pensamos que nos aman en la misma medida en la que amamos nosotros. Como si hubiera algo recíproco en la naturaleza del amor, que es más bien depredadora.


Amkiel 10/24/2010 16:17



El amor sí es recíproco, pero no capicúa, porque nunca empieza como termina.