· Redes sociales ·

Publicado en 21 Mayo 2014

Redes sociales·Comentó en el facebook que la vida es una mierda y se dio un «me gusta» a sí mismo, para hacerse aún más asco, y se lanzó desde el piso treinta. Cuando pasaba por el piso veinte escribió un tuit comentando que estaba haciendo algo de gravedad, por jugar con el doble sentido. Después, a la altura del décimo, se hizo un «selfie» para el Instagram y añadió las etiquetas #sinfiltros y #vayapelos. Frente al quinto vio que la cosa comenzaba a ser preocupante, pues se estaba quedando sin batería y el cargador lo había dejado en la azotea. Al llegar al suelo hizo un ruido seco, de huesos rotos y vísceras desparramadas. Y es que las redes sociales no sirven para parar los golpes.

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Comentar este post

jota 06/02/2014 07:05

clap,clap,clap

Amkiel 06/08/2014 10:51



Gracias j.



Eider 05/24/2014 01:47

Tétrico pero con un punto gracioso, un dospuntocero o más.

Amkiel 05/29/2014 11:03



Irreal como la falta de realidad de las propias redes.