Nuestra amiga la muerte [fragmento]

Publicado en 17 Octubre 2009

Hay gente que se opone a la eutanasia por razones religiosas. Provocar la muerte, opinan, nunca constituye un acto piadoso, pues cada minuto de vida es sagrado y tiene un valor incalculable. Algunos sospechan que si se legaliza el principio de que es más compasivo terminar con la vida de un enfermo incurable que dejarle sufrir, tal filosofía acabaría por tergiversarse y ser aplicada a los minusválidos. Recuerdan que el exterminio de personas «diferentes» fue el lema de las ejecuciones que se hicieron para «purificar la raza» en la Alemania nazi. También advierten sobre el peligro de la eutanasia social motivada por la conveniencia económica. Temen que las instituciones sanitarias lleguen a negar a los pacientes sin recursos los tratamientos médicos caros que requieren ciertas dolencias graves. Otros tienen miedo a que algunos enfermos interpreten la opción de morir como un deber, y soliciten el fin por temor a ser considerados egoístas o cobardes.

A mí me parece que conservar a una persona viva mediante un sinfín de sistemas y aparatos de sustentamiento artificial que permiten mantener ilusoriamente las funciones vitales, sin considerar sus sentimientos ni deseos, es una forma de idolatría tecnológica que niega cruelmente la condición finita de la existencia humana, a cambio de una aventura faustiana a costa del moribundo.

En nuestro empeño por dominar el aspecto más indómito de la naturaleza humana, nunca pensamos que detrás de la promesa de una larga vida se ocultaba la amenaza de una agonía lenta. El derecho a morir con dignidad quizá sea el justo precio de este olvido.

Escrito por Luis Rojas Marcos

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

Levemente 10/18/2009 12:47


Sí, pero es el objetivo porque algún vivo dice que lo es, mismamente como Spinoza. Mira que si estar muerto resulta mejor... habrá que esperar. No obstante... que tarde, que tarde.


Amkiel 10/18/2009 12:48


Ante la duda, me prefiero vivo.


Levemente 10/18/2009 11:56


Y un fracaso... ¿por qué!... ¿porque desaparecemos, porque finaliza la vida tal como se conoce? ¿Por qué el fin de algo ha de ser un fracaso si tal vez represente el comienzo de otro algo
desconocido, o el alivio a un sufrimiento?... O incluso ¿por qué ha de ser un fracaso cuando no haya ningún “tal vez” posterior?... Hay mucho de “cultural” en el concepto muerte y lo que
representa. Somos, en gran medida, lo que nuestra cultura nos ha enseñado... por más que queramos escapar de ella. En muchos casos morir sería un éxito, por ejemplo en el de gente que sufre, no ya
por enfermedades, sino porque la vida en una fuente de angustia para ellos. Por otra parte dado que no sabemos si después ocurrirá algo o no... tampoco podemos juzgar con rigor. Piensa que para el
feto su nacer a la vida humana es, en paralelo, la muerte de su existencia en ese reducido mar de líquido amniótico en el que habitaba. O sea... que como no sabemos, no contestamos en realidad. O
lo hacemos... pero sin base.


Amkiel 10/18/2009 12:22


Porque vivir es el objetivo de nuestra existencia consciente. Como decía Spinoza: “Cada cosa se esfuerza, cuanto está a su alcance, por perseverar en su ser”.


Levemente 10/17/2009 21:55


A mí me también me parece lo que le parece al autor, añadiendo algo. La gente que se opone por razones religiosas en realidad lo hace por e-g-o-í-s-m-o, puro y duro. Es muy fácil hablar de la
“sacralidad” de la vida cuando se está sano y no condenado a “no estar... estando”. Por poner un caso famoso: ¿Consideraba Ramón Sampedro “vida” lo que el tenía? Lo cierto es que la eutanasia es un
arma de doble filo, pero algo necesario a fecha corriente en cualquier país donde impere -al menos en teoría- el “estado de bienestar”. Lo complicado es cómo regularla porque son probables todas
esas hipótesis planteadas para liquidar a... “seres no productivos”.

Y como a estas alturas a mí no me sorprendería nada de lo que nuestra especie llegue a hacer... puede incluso que esa “eutanasia social” se extendiera a una “eutanasia familiar”, por cuestiones de
herencias y demás, ains.

En cualquier caso... así como es lícita, a nivel moral y jurídico una vida digna, debiera suceder lo mismo con la muerte. ¿Hasta cuándo va a ser tabú algo que debiera comprenderse como un ciclo más
de la existencia... como su epílogo?


Amkiel 10/18/2009 09:44


No existe la muerte digna, porque toda muerte lleva implícito un fracaso y la dignidad procede de un triunfo del espíritu. Sin embargo, la eutanasia es necesaria para elegir el “mal menor”.


carmenneke 10/17/2009 20:14


Un elemento de importancia que se olvida en el debate sobre el derecho a la muerte, es la posición del médico que tiene que acabar con la vida de su paciente. Por muy convencido que esté ese médico
de lo justo de esa acción y de que es la solución más humana, acabar voluntariamente con la vida de otro es algo que va a dejar una profunda huella en la persona que tiene que realizarlo.


Amkiel 10/18/2009 09:43


Hay tantas cosas que dejan profunda huella que, a veces, nos sentimos pisoteados.