Menos portadas para juzgar [fragmento]

Publicado en 22 Abril 2010

Menos portadas para juzgarBindu Wiles estaba en el metro de Brooklyn en marzo cuando vio a una mujer que leía un libro cuya portada tenía una llamativa silueta negra de la cabeza de una chica sobre un fondo naranja brillante.

Wiles se dio cuenta de que la mujer tenía aproximadamente su edad, 45 años, y llevaba una estera para hacer yoga, así que concluyó que tenían una mentalidad similar y se inclinó para leer el título: Little Bee, una novela de Chris Cleave. Wiles, una estudiante de posgrado en escritura de no ficción en el Sarah Lawrence College, en el cercano Bronxville, escribió una nota en su iPhone y esa misma semana se compró el libro.

Los encuentros como éste se están haciendo cada vez más difíciles. Con un número creciente de gente que recurre al Kindle y otros dispositivos de lectura electrónica, y con el iPad de Apple recién llegado, no siempre es posible ver lo que otros están leyendo o proyectar nuestros propios gustos literarios.

No puedes juzgar un libro por su portada si no la tiene. “Hay algo en el hecho de tener un libro precioso que parece intelectualmente denso y sabroso”, explica Wiles, que recordó que, cuando estaba releyendo Anna Karenina hace poco, le gustaba que la gente pudiera ver la portada en el metro. “Te sientes como orgullosa de estar leyéndolo”. Con un Kindle o un Nook, remacha, “la gente nunca lo sabría”.

Entre otros cambios traídos por la era del e-book, las ediciones digitales están expulsando a las portadas de los libros del metro, de la mesa de la cafetería y de la playa. Esto supone una pérdida para las editoriales y los escritores, que disfrutan de algo de publicidad gratuita para sus libros en formato impreso: si te fijas en la tapa de los libros que la gente lee en el avión o en el parque, puede que también decidas echarle un vistazo a Los hombres que no amaban a las mujeres.

“A menudo cuando piensas en un libro, recuerdas su tapa”, explica Jeffrey C. Alexander, profesor de sociología cultural de la Universidad de Yale. “Es una manera de atraer a la gente a la lectura a través de lo visual”.

En la librería, donde aún se siguen produciendo la mayoría de las ventas, las tapas desempeñan un papel crucial. “Si ya has pasado el obstáculo de lograr que el cliente que el cliente se sienta atraído por la cubierta y luego coja el libro”, explica Patricia Bostelman, vicepresidenta de marketing de Barnes & Noble, “se ha ganado una batalla enorme”.

Pero es una victoria que será más difícil de conseguir si nadie puede saber si estás leyendo Guerra y paz o Diamonds and Desire.

Algunos lectores esperan que los fabricantes de aparatos electrónicos añadan funciones que permitan a los usuarios transmitir lo que están leyendo. “A la gente le gusta presumir de lo que hace y de lo que le gusta”, explica Maud Newton, un popular bloguero de libros. “Por eso, antes o después, la gente tendrá una manera de hacer eso con los dispositivos de lectura”.

Por ahora, muchos editores confían en el efecto Facebook. “Antes puede que vieras a tres personas leyendo Comer, rezar, amar en el metro”, explica Clare Ferraro, presidenta de Viking and Plume, grabadores de Penguin Group USA. “Ahora te metes en Facebook y ves que tres de tus amigos están leyendo Comer, rezar, amar”.

Pero las tapas siguen siendo importantes.

Escrito por Motoko Rich

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

Mariona 04/27/2010 22:01


Ya has decidido cual te vas a comprar, Amkiel?


Amkiel 04/27/2010 22:06



De momento ninguno. Las novedades tecnológicas es mejor esperar a que dejen de serlo.



Mariona 04/26/2010 23:06


El ebook sólo sustituye a los libros.... y el papel se malgasta en un sin fin de cosas más.... Me viene a la cabeza la multitud de impresiones absurdas que se hacen en un día en cualquier centro de
trabajo... es criminal. Debe haber otras maneras de controlar el gasto indiscriminado del papel que sustituyendo a los libros, segurísimo. Así que sigo viendo al ebook como una herramienta
innecesaria... y otro invento para hacernos dependientes de un artilugio más...


Amkiel 04/27/2010 21:32



El papel se malgasta, ciertamente, y quizás nuestro gesto de ahorro apenas si salve un raquítico pino. Pero el despilfarro de los demás no es justificación para hacer uno lo mismo. Después de
todo, si todos barriésemos delante de nuestro portal, qué limpia estaría la ciudad.



Mariona 04/24/2010 00:50


Semejante invento horripilante, el ebook! Es un insulto y espero que tenga un éxito microscópico. Ojalá no pase de los 4 a los que les gusta fardar de últimas tecnologías absolutamente absurdas.
Espero.


Amkiel 04/24/2010 21:27



Si el e-book sirve para que no desaparezcan nuestros bosques, habrá que plantearse el renunciar a nuestra preferencias.



AlmaLeonor 04/23/2010 21:22


¡Hola! Mira lo que he leído hoy en El País:"Un libro es también un objeto, una materia, una representación, un símbolo, una dimensión. El libro electrónico, efímero en sí mismo como soporte, le
robará terreno al libro impreso, pero dificilmente podrá arrojarlo de nuestras vidas y nuestra manera de vivirlas"
Besos.AlmaLeonor


Amkiel 04/23/2010 21:36



El cine iba a terminar con el teatro. La televisión iba a terminar con el cine... El e-book va a terminar con el libro impreso.



Carmen Neke 04/23/2010 21:11


Yo me voy a comprar justamente un e-book para poder leer tranquilamente en el transporte público belga. Porque no hay nada que fastidie más que estar leyendo en el tranvía o en el tren la obra de
un genio como Cortázar o Borges, y recibir un comentario tan estúpido como "Anda mira, te estás leyendo un libro en español!!!"


Amkiel 04/23/2010 21:35



Ya nos contarás tus experiencias con esa máquina infernal, aséptica, gélida y sin tapas.



AlmaLeonor 04/23/2010 09:32


¡Hola! Estoy de acuerdo. Sin el libro impreso se perderá un importante canal publicitario, pero estoy segura de que las editoriales y los publicistas lo suplirán con alguna otra estrategia. A mi
aún me gusta el libro impreso, asi que... Espero que tarden.....
Besos.AlmaLeonor


Amkiel 04/23/2010 21:35



Un libro no se publicita, se contagia.