La respuesta de Schelling al Robo a Mano Armada

Publicado en 5 Mayo 2010

La-respuesta-de-Schelling.jpgUn hombre irrumpe en mi casa. Me oye llamar a la policía, pero, como la ciudad más próxima está lejos, la policía no podrá llegar hasta dentro de por lo menos quince minutos. El ladrón me manda abrir la caja fuerte en la que guardo mis joyas de oro, amenazándome con que si no se las doy en cinco minutos empezará a matar a tiros a mis hijos, uno por uno.

¿Cuál sería para mí la conducta más racional? Necesito la respuesta pronto. Por una parte me doy cuenta de que no sería racional darle al ladrón el oro. Porque sabe que se si limita a llevárselo, o mis hijos o yo mismo le podríamos decir a la policía la marca y el número de la matrícula del coche en el que se iría. Así que corremos un gran riesgo de que, en caso de conseguir las joyas, nos mate a todos antes de huir.

Como sería irracional darle al ladrón las joyas, ¿debería ignorar entonces su amenaza? Pero esto también sería irracional. Corro un gran riesgo de que mate a uno de mis hijos para convencerme de que su amenaza de que como no le dé el oro los mata a todos va en serio.

¿Qué debería hacer yo? Es muy probable que, le dé o no le dé las joyas al ladrón, nos mate a todos. Mi situación es desesperada. Por fortuna recuerdo haber leído La estrategia del conflicto, de Schelling. También dispongo de una droga especial, por fortuna al alcance de la mano. Esta droga le hace a uno ser muy irracional durante un breve periodo de tiempo. Antes de que el hombre pueda detenerme, cojo la botella y la bebo. En unos cuantos segundos, queda patente que me he vuelto loco. Haciendo eses por la habitación, le digo al ladrón: «¡Adelante! ¡Quiero a mis hijos, así que por favor mátelos!». El hombre intenta conseguir las joyas torturándome, pero grito: «¡Qué dolor tan terrible!, ¡siga, se lo ruego!».

Teniendo en cuenta mi estado, el hombre se ve ahora impotente. Y es que no puede hacer nada para inducirme a abrir la caja fuerte. Ni las amenazas ni la tortura pueden forzar concesiones en alguien que es tan irracional. Lo único que puede hacer es largarse, con la esperanza de escapar de la policía. Y, como yo me encuentro en este estado, es menos probable que crea que vaya a recordar el número de la matrícula de su coche. Así que no tiene ninguna razón para asesinarme.

Mientras esté en este estado, actuaré de forma irracional. Corro el riesgo de que, antes de la llegada de la policía, me dañe a mí mismo o lastime a mis hijos. Pero, como no tengo armas, el riesgo es pequeño. Y convertirme en irracional es el mejor modo de reducir el gran riesgo de que el ladrón nos mate a todos.

Escrito por Derek Parfit

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

AlmaLeonor 05/06/2010 21:24


¡Hola!
Sigo diciendo que tu estás flipando cuando eliges foto....
Por cierto, no se que ha pasado con el comentario al anterior post, creo que lo he escrito dos veces... y no se ve ninguna.
Besos.AlmaLeonor


Amkiel 05/06/2010 21:55



Pero fíjate que la mayoría son en color, es decir, flipo en colores.