La Gran Duda [fragmento]

Publicado en 19 Abril 2012

La-Gran-Duda.jpgFormular una pregunta entraña no saber algo. Preguntar, por ejemplo, «¿quién es el abad?» implica desconocer quién es el abad, y preguntar «¿qué es esto?» significa no saber qué es esto. El cultivo de la duda es, por tanto, una forma de valorar el desconocimiento. Decir «no sé» no es, desde esta perspectiva, un reconocimiento de nuestra debilidad e ignorancia, sino un acto de honestidad, una aceptación sincera de los límites de la condición humana al enfrentarse a «la gran cuestión del nacimiento y la muerte». Este profundo agnosticismo va más allá del rechazo del agnosticismo convencional a asumir una postura sobre la existencia de Dios o la supervivencia de la mente después de la muerte del cuerpo. Este tipo de agnosticismo, por el contrario, consiste en la disposición a abrazar el desconcierto fundamental de una criatura finita y falible como fundamento de una vida que ha dejado ya de aferrarse al consuelo superficial proporcionado por las certezas.

Escrito por Stephen Batchelor

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

Abby Nagra 04/21/2012 01:30

Se necesita de fuerza, para admitir lo desconocido.

Amkiel 04/21/2012 18:29



Lo desconocido hay que admitirlo sólo cuando sea conocido.



AlmaLeonor 04/20/2012 10:19

¡Hola!
Dudar siempre es ir un paso adelante. Quien dice tener todas las respuestas es un inmovilista. El otro día escuché a alguien en la radio decir que cambiar las respuestas es una evolución, pero
cambiar las preguntas es una revolución.
Besos.AlmaLeonor

Amkiel 04/21/2012 18:29



Y cambiar la radio averiada es una devolución.



Mariona 04/19/2012 21:51

Lo profundo si breve dos veces profundo....(era por decir algo.).

(Que fondo más absolutamente triste y ojeroso, por cierto :-))

Amkiel 04/21/2012 18:29



Lo breve, si extenso, muchas veces breve.