En vuelo

Publicado en 6 Octubre 2010

En-vuelo.jpg

Hacía por lo menos seis horas que Alcira y Roberto habían abordado en Barajas aquel avión enorme. Era un vuelo directo de Madrid a Buenos Aires. A él se le ocurrió mirar por la ventana y no vio nada, absolutamente nada, ni siquiera estrellas.
 
De pronto la mujer le apretó un brazo y tratando de vencer al zumbido del vuelo, le confesó en el oído que quería bajarse del avión porque estaba aburrida.
 
—No podés bajarte —le dijo él—, estamos volando en pleno Océano.
 
—¿Y eso qué importancia tiene? Yo me quiero bajar, aunque estemos en pleno Océano. Me quiero bajar porque estoy aburrida.
 
Roberto llamó a una azafata, le explicó que su mujer estaba enferma y le pidió una pastilla calmante y un vaso de agua. Ella no opuso resistencia, tomó la pastilla y se durmió apaciblemente.
 
Él la contempló durante un largo rato con paciencia y ternura, y luego reflexionó en silencio, sin preocuparse del monótono bramido de la gigante aeronave.
 
Y pensó, sorprendido de su propia cavilación, que su mujer estaba enferma y él estaba sano, que ella quería bajarse y él sabía que no era posible, pero tuvo que reconocer que aquel vuelo interminable lo tenía más que aburrido. Y pidió otra pastilla.

Escrito por Mario Benedetti

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

Levemente 10/11/2010 22:10


Por un momento pensé: ¿Qué ha tomado Amkiel que dice que se divierten a lo chunga-chunga? (http://es.wikipedia.org/wiki/La_Chunga... para que veas que no soy mala te ahorro la versión youtube, que
sé te da sarpullido el género).

Debe ser cuestión geográfica que yo lo llame chumpa-chum-pa-chuuummmm.

Por cierto... hoy escuché una noticia que hablaba sobre la cantidad de "cositas" que toman gran cantidad de jóvenes (más que tú y yo digo... jóvenes, ejem) en la actualidad de manera sistemática...
¡y da miedorrrrr! Qué alegría me ha dado no ser mami, ufffff...


Amkiel 10/12/2010 11:53



El problema de los jóvenes es que buscan su identidad fuera de sí mismos.



Levemente 10/10/2010 22:26


Siempre hay un roto para un descosido, que dice un refrán.
Y una pastilla para un aburrido (y parienta). ¡Por suerte!


Amkiel 10/11/2010 20:53



Yo pensaba que quienes más pastillas tomaban eran los que se divertían a lo chunga-chunga.