El verdadero placer

Publicado en 2 Mayo 2010

El-verdadero-placer.jpgEl placer del coito es tan sucio como de corta duración; pronto le sigue el asco. No vamos, pues, de buenas a primeras a precipitarnos a él como ciegos inconscientes, como bestias lascivas; porque, con él, la llama del amor languidece y se extingue. ¡Ah!, ¡más bien prolonguemos, prolonguemos sin fin sus dulces preludios! ¡Permanezcamos por mucho tiempo tendidos en brazos el uno del otro! De este modo, nada de cansancio ni de vergüenza; y, sí el goce que nos complace, nos ha complacido y nos complacerá por mucho tiempo; el goce que no acaba nunca y que se renueva sin cesar.

Escrito por Petronio

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

Levemente 05/05/2010 22:39


Más vale solo que acompañado con leche cortá’. El café.

Y el resto.


Amkiel 05/06/2010 21:38



Lo mejor es un café solo sólo en buena compañía.



Levemente 05/04/2010 22:09


¡Cuiado!... que los cafés los carga el diablo. Habría pues que advertir a esos ángeles. ¡Ah no!, las armas.


Amkiel 05/05/2010 21:41



Una vez pretendí leer el futuro en los posos del café... y lo vi muy negro. Me gusta solo.



Levemente 05/03/2010 21:57


Leve dixit: “El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de despertarse –doblemente- junto a alguien”. Y que no estoy copiando… ¡eeeehhhh! Si acaso semicopiando
:-)


Amkiel 05/04/2010 21:43



Hay ángeles que tiene un despertar demoníaco y no les vuelve la bondad hasta que han tomado un café bien cargado.



Carmen Neke 05/03/2010 21:02


El deseo de dormir junto a alguien es el amor más corto que existe, no suele sobrevivir la primera noche juntos.


Amkiel 05/04/2010 21:40



El amor más corto que existe es el deseo de dormir una siesta con alguien.



Levemente 05/02/2010 11:56


Ergo… prolongando el dulce preludio no haríamos sino aproximarnos como conscientes clarividentes. Estos antiguos… ¡pero qué modernos que eran!

Si es que ya está todo inventado… o casi todo sabido.


Amkiel 05/03/2010 20:59



Milan Kundera dijo que "el amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien."