Crepúsculo

Publicado en 11 Septiembre 2010

Crepusculo.jpg

Lo que sigue es el insólito testimonio de un tal Cerbero Atocha:
 
«El sol había caído y la sobreviviente claridad era la de un crepúsculo plomizo, por cierto nada estimulante. Yo venía caminando, un poco cansado, a pasos lentos, cuando al doblar la esquina vi aquel cuerpo tendido, inmóvil.
 
»Recordé por un instante esa fea costumbre norteamericana: si ven a alguien caído, todos siguen de largo, sin prestarle auxilio ni siquiera atención. Así que traté de acercarme a aquel desgraciado, pero entonces se abrieron todas las ventanas, con oscuras figuras y agrias voces que me gritaban: “Noooooo”, así que retrocedí hasta un zaguán que quedaba a sólo tres metros del desvalido. Y desde ahí me puse a mirarlo, a examinarlo, y en cada vistazo le encontraba más rasgos conocidos: la frente ancha, la nariz afilada, el cuello largo.
 
»Pero ¿quién era? Me fue invadiendo una creciente inquietud. ¿Quién era aquel manso cadáver? Y allí nomás tuve que enfrentarme a la revelación. ¿Cómo no iba a hallar rasgos conocidos en aquel cuerpo? ¿Cómo no iba a identificarme con aquel hallazgo, si el muerto era yo? Yo, el mismísimo Cerbero Atocha. Que en paz descanso.»

Escrito por Mario Benedetti

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

carmenneke 09/11/2010 17:45


¿Y cómo pudo testimoniar si estaba muerto?


Amkiel 09/12/2010 17:47



Fue un testimonio póstumo.



Levemente 09/11/2010 17:41


Siempre me ha gustado esa silueta… me resulta de lo más simpática. Sin tener en cuenta su razón de existir, je. ¿O será que tengo instinto asesino?... ¿Quizás oculta vocación de
juez-levanta-cadáveres?... ¿De fotógrafo que capta la imagen del crimen? Sea como fuere… tiene pinta tétrica. Digo… tengo pinta tétrica.


Amkiel 09/12/2010 17:47



Esta silueta es lo único que queda de nuestra última presencia violenta en el mundo.