· Luna llena, supongo ·

Publicado en 7 Junio 2009

Ayer por la noche salimos de caza. Éramos unos treinta, armados con un par de telescopios y ganas de caminar. Abandonamos el pueblo de Olesa de Montserrat por un sendero que se adentra en la montaña, cuesta arriba, pues lo bueno siempre cuesta y siempre está arriba. Pero no cazamos nada, ni siquiera un gamusino despistado. Las nubes se ocuparon de entelar lo estelar. Así que nos ocupamos de asuntos más terrenales, como son fijarse bien en el terreno oscuro que se pisa y detenerse a hacer un buen almuerzo nocturno, con las luces del monasterio de Montserrat en la lontananza. Circularon abundantes las viandas, se regaron bien con cava y licores (impresionante el de tomillo) e, incluso, se pudo degustar un café de termo bien caliente. El eco de las risas pudo con el silencio de la noche.
 
¿Y la luna?... A quién le importa.

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·PENSARES·

Comentar este post

carmenneke 06/08/2009 20:22

¡Esta combinación de colores (en rojo, blanco y negro) es perfecta para el Panfleto!

Amkiel 06/08/2009 20:56


Vaya, por fin he encontrado las tapas adecuadas para el panfleto.


carmenneke 06/07/2009 15:45

De verdad que los amantes de la astronomía tenéis más moral que el Alcoyano. Por suerte también sois gente práctica, prevista para todo tipo de eventualidad, y que sabe que mens sana in corpore sano (o al menos mens contenta in corpore atiborrado de viandas y licores)

Amkiel 06/08/2009 20:56


Uno se siente pegado al suelo cuando contempla las estrellas.