· El príncipe ·

Publicado en 21 Mayo 2009

nullÉrase una vez un príncipe muy guapo y con un gran corazón. Con los súbditos era magnánimo y generoso y todos le tenían en gran estima,... bueno, no todos. No había doncella alguna que del apuesto príncipe se hubiese enamorado todavía. Así que el príncipe estaba preocupado pues su carácter romántico y sincero le impulsaba a casarse por amor, aunque hubiera bastado una palabra suya para imponer su voluntad a cualquier dama gentil y despistada. Envió entonces multitud de emisarios a todos los pueblos de su reino, estados adyacentes y remotos lugares, para recabar información. A cada moza, doncella o dama que encontraban en su camino le preguntaban si estaba enamorada del príncipe y, ante la ya invariable respuesta negativa, preguntaban el motivo; ellas respondían que no se habían fijado en él, que nada les atraía de su hermosa figura. Ante estas noticias de sus emisarios, el príncipe convocó un congreso de sabios para que intentasen descubrir el motivo de por qué su gallarda presencia no causaba el más mínimo efecto en las doncellas casaderas. Tras varias jornadas interminables, con discusiones que discurrían ora apacibles ora a gritos, y en las que se oyeron toda clase de argumentaciones (si no se redactaron actas de reunión es porque el pergamino estaba muy caro por aquel entonces), se llegó a la siguiente conclusión que el sabio más anciano se encargó de comunicar al príncipe tal como sigue:
 
—Bienamado príncipe, señor nuestro, el motivo de aquello que os causa tanta aflicción es vuestra bondad sin límites. Sois tan transparente que las doncellas no os ven, ¿habéis pensado en pintaros de azul?

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Comentar este post

princesa 04/20/2013 02:15

i és quan et pares a pensar que tot té un orígen... i aquest és el del príncep blau... no ens parem a pensar si existeix... clar que existeix, el color?? doncs potser no és blau, però importa el
color?
contes de prínceps i princeses que deixen de ser contes quan te n'adones que dins de cada persona hi ha un príncep o una princesa disfressats de persones que intenten tenir una vida.
avui toca somiar...

Amkiel 04/20/2013 12:30



Hem de somiar en colors per superar a la realitat que, de vegades, sembla només grisa.



Malena 11/16/2011 22:13


Me gusta mucho.


Amkiel 12/05/2011 19:51



Me alegro, gracias.



Soy un yuyo 11/14/2011 19:16


Donde haya un buen campesino trabajador... ¿quién quiere un príncipe?


Amkiel 12/05/2011 19:51



Cierto, es el príncipe quien quiere campesinos trabajadores.



Adriana Herrera 11/13/2011 23:31


Tengo un programa radifónico de cuentos que se llama "Había una vez...la voz y la palabra" y me gustaría llevarme este texto para compartirlo con los radioescuchas. ¿Me lo permites? ¿Cuál es tu
nombre completo y de dónde eres?

Lo puedes sintonizar los lunes a las 12 del día y a las 9 de la noche a través del siguiente enlace:

http://www.aguascalientes.gob.mx/RYTA/radio/radio.aspx


Amkiel 11/14/2011 17:58



Por supuesto, Adriana, sería un honor para mí. Me hago llamar Amkiel y vivo cerca de Barcelona (España). Por cierto, si quieres leer más textos míos los encontrarás aquí y aquí.



Wara 05/24/2009 01:29

Hasta el reinado del Niño Estrella fue breve, tres años; fue tan bueno que quien le sucedió reinó en la crueldad... Y es que incluso los príncipes azules deberían probar con un tono rosa de actualidad...

Amkiel 05/24/2009 19:54


La pintura no está de moda. Ahora se lleva el papel... moneda.


carmenneke 05/22/2009 08:26

Y después de pintarse de azul, las chicas del reino pensaron que vaya tonalidad tan aburrida e insulsa de azul que había elegido aquel pobre prícipe. Y siguió sin comerse una rosca.

Amkiel 05/24/2009 19:54


Entonces se embadurnó de chocolate y se ofreció para ser lamido. Fue el origen de las galletas homónimas.


Edda 05/21/2009 23:50

Ten cuidado, porque el día menos pensado te cae un bote de pintura azul encima.
Ha vuelto el Amkiel que esperaba.

Amkiel 05/24/2009 19:54


Todo es empezar. Hoy me ha caído un caldero con agua de fregar.