Antídotos de la nostalgia [dedicatoria del libro homónimo]

Publicado en 15 Mayo 2009

A los hombres y mujeres que mantienen sus corazones abiertos a la posibilidad de que algunos de los mitos que nos guían, como el pecado original, el decálogo o el contrato social, no pueden ser literalmente ciertos. No tanto porque quizá nunca ocurrieron, sino porque nunca fueron necesarios.

Escrito por Luis Rojas Marcos

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post

carmenneke 05/17/2009 18:22

Cómo me gusta ese concepto de "innecesario". No consigo llegar a creérmelo, pero me encanta, es algo que abre un par de centímetros la puerta que conduce a la esperanza.

Amkiel 05/17/2009 19:28


De ahí la importancia de la humildad. Sólo los que se consideran poca cosa pueden pasar por una rendija de 2 cm.