Mala suerte

Publicado en 13 Mayo 2009

Caminando por la selva se topa con un león dormido. Poniéndose de rodillas ante él, murmura: «Por favor, no me comas». La bestia sigue roncando. Esta vez grita: «¡Por favor, no me comaaas!». El animal no se da por enterado. Temblando, le abre las mandíbulas y acerca su cara a los colmillos para volver a gritar el ruego. Inútil. La fiera no despierta. Histérico, comienza a darle patadas en el trasero: «¡No me comas! ¡No me comas! ¡No me comas!». El león despierta, salta sobre él y, furioso, comienza a devorarlo. El hombre se queja: «¡Qué mala suerte tengo!».

Escrito por Alejandro Jodorowsky

Etiquetado en #LITERATURA

Comentar este post

carlosvg 05/15/2009 23:12

Resumiendo, que ha tenido buena suerte encontrando su mala suerte. :)

Amkiel 05/16/2009 20:36


Es un tipo afortunadamente desafortunado.


carlosvg 05/15/2009 13:43

Si es que los hay idiotas, jejeje.
Algunos buscan su mala suerte con mucha insistencia.

Amkiel 05/15/2009 22:15


El caso es que lograr encontrar lo que se busca con mucha insistencia siempre lo hemos considerado buena suerte.


carmenneke 05/14/2009 17:28

El que la sigue, la consigue. Lo mal que lo hubiera pasado el hombre, si el león llega a seguir durmiendo sin hacerle ni caso... Murió feliz, estoy segura de ello.

Amkiel 05/14/2009 20:40


¡Ya es mala suerte toparse con un león en la selva!, sería como morir en la sabana atacado por un tigre.