La media sonrisa

Publicado en 7 Febrero 2017

La media sonrisa

Cuando resulta demasiado difícil sonreír, se puede sonreír a medias...

La enseñanza del maestro budista Thich Nhat Hanh anima la práctica de la "media sonrisa". En realidad no se trata de una "sonrisa a medias", sino de una sonrisa discreta, ligera y profunda al mismo tiempo, una expresión del rostro que corresponde a una serenidad tranquila y a una aceptación de la realidad. Al principio, esta historia de la media sonrisa que me explicaban mis amigos budistas me provocaba un poco de incredulidad (digamos que me hacía reír a mí mismo, lo que ya era buena cosa). Pero he acabado comprendiendo que se trata de una verdadera herramienta de homeostasis interior: «Sonrío por benevolencia hacia mí mismo, para ocuparme mejor de mí, para darme amor. Sé que si no me ocupase de mí mismo, no podría ocuparme de los demás». El modelo, claro está, es la sonrisa del Buda, que también puede provocar perplejidad, como lo señala el propio Thich Nhat Hanh: «Cuando era novicio, no comprendía cómo era posible que el Buda pudiera tener una sonrisa tan bella cuando el mundo sufría tanto. ¿Es que no le preocupaba? Más tarde comprendí que el Buda podía sonreír al sufrimiento porque sabía cómo ocuparse de él y transformarlo».

Justo una media sonrisa, para impedir que nos arrolle la melancolía, las inquietudes, los resentimientos...

Escrito por Christophe André

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post