Misterio

Publicado en 30 Octubre 2016

Misterio

No acostumbro a usar la palabra misterio; suelo hablar más bien de problemas. El término problema sirve para designar un obstáculo contra el cual choca nuestro pensamiento, y que no proviene simplemente de una debilidad de nuestra mente, sino que depende de la esencia de nuestra condición, de nuestra situación en el mundo en cuanto seres pensantes, y que, por esta razón, no admite una solución definitiva. Es necesario distinguir entre una pregunta y un problema. Cuando nos planteamos una simple pregunta, podemos darle una respuesta. Pero si planteamos una «pregunta» a la que sólo podemos responder con una nueva «pregunta», que sólo puede aclarar aquello que nunca podremos comprender, entonces hablamos de un «problema».

En cada problema existe, pues, un misterio. Su densidad y su impacto son misteriosos. Y las «soluciones» que intentamos darle no son más que rayos luminosos arrojados sobre el misterio, no para suprimirlo, sino para mostrar su profundidad.

Un misterio, en filosofía, no se suprime. Cuando lo iluminamos se profundiza.

Escrito por Jeanne Hersch

Etiquetado en #RACIOCINIO

Comentar este post