Publicado en 17 Febrero 2017

El hacedor

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro.

Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro.

No sé cuál de los dos escribe esta página.

Ver comentarios

Escrito por Jorge Luis Borges

Etiquetado en #LITERATURA

Publicado en 7 Febrero 2017

La media sonrisa

Cuando resulta demasiado difícil sonreír, se puede sonreír a medias...

La enseñanza del maestro budista Thich Nhat Hanh anima la práctica de la "media sonrisa". En realidad no se trata de una "sonrisa a medias", sino de una sonrisa discreta, ligera y profunda al mismo tiempo, una expresión del rostro que corresponde a una serenidad tranquila y a una aceptación de la realidad. Al principio, esta historia de la media sonrisa que me explicaban mis amigos budistas me provocaba un poco de incredulidad (digamos que me hacía reír a mí mismo, lo que ya era buena cosa). Pero he acabado comprendiendo que se trata de una verdadera herramienta de homeostasis interior: «Sonrío por benevolencia hacia mí mismo, para ocuparme mejor de mí, para darme amor. Sé que si no me ocupase de mí mismo, no podría ocuparme de los demás». El modelo, claro está, es la sonrisa del Buda, que también puede provocar perplejidad, como lo señala el propio Thich Nhat Hanh: «Cuando era novicio, no comprendía cómo era posible que el Buda pudiera tener una sonrisa tan bella cuando el mundo sufría tanto. ¿Es que no le preocupaba? Más tarde comprendí que el Buda podía sonreír al sufrimiento porque sabía cómo ocuparse de él y transformarlo».

Justo una media sonrisa, para impedir que nos arrolle la melancolía, las inquietudes, los resentimientos...

Ver comentarios

Escrito por Christophe André

Etiquetado en #RACIOCINIO

Publicado en 31 Enero 2017

Primero se llevaron a los comunistas

Primero se llevaron a los comunistas,
pero a mí me importó, mucho,
aunque yo no lo era.

Movilicé a todo el mundo conocido
consiguiendo evitarlo,
que no se repita.

Liberaron a los comunistas,
respiraron los obreros
y aun los curas.

Porque nunca será demasiado tarde
si se actúa pronto contra la injusticia.

(versión propia de un poema de Bertolt Brecht basado a su vez en uno de Martin Niemöller)

Ver comentarios

Escrito por Amkiel

Etiquetado en #·QUIMERAS·

Publicado en 29 Enero 2017

EL CAMÍ DE L'OCA

Si bé tot depèn de tot,
els sentiments ens neixen i no els fem.
(Les idees polítiques, en canvi,
responen a uns fets o unes circumstàncies.)
Arribat a aquest punt, t'adones que la vida
no és un cercle sinó una espiral.
He recorregut el principi d'una festa.
He posat la lluna al tocadiscos,
i la mar ha passat a últim terme,
barrejada amb mil altres criatures.
Què serà de la cendra d'aquest incendi?
Quan em senti llançat aires enllà
tancaré la porta.
La meva voluntat última
serà de no tenir-ne cap.

Ver comentarios

Escrito por Joan Brossa

Etiquetado en #LITERATURA

Publicado en 24 Diciembre 2016

La comunicación existencial

La comunicación existencial está tan lejos de la transmisión empírica o racional como de una voluntad de poder que impulsa a un sujeto a someter a otro. Mientras que la conciencia en general se ocupa de realidades objetivas, la existencia sólo conoce convicciones: vive por ellas y a veces muere por ellas. Si estas convicciones pudieran imponerse a través de una racionalidad vinculante, perderían su verdad existencial, porque tienen sentido y verdad sólo para la existencia en su libertad, lo cual excluye toda obligación física o lógica.

Las convicciones con que la existencia se liga a la vida, a la muerte, a lo absoluto, son comunicables únicamente en un intercambio para el que la libertad —y, por tanto, la resistencia— del otro, su ser irreductiblemente diferente, constituye a la vez un obstáculo constante y una condición indispensable. [Karl] Jaspers denominó «combate amoroso» al proceso de este intercambio.

Se trata realmente de un combate, pues la comunicación tiene lugar de existencia a existencia, es decir, como relación eficaz entre dos absolutos. Este combate tiene lugar «por amor» porque la existencia no busca en él la victoria, sino la verdad, para el otro y para sí. Pero como sea que cada existencia sólo es ella misma por el absoluto al que se vincula, su resistencia respecto al otro será tan absoluta como su apertura hacia él.

El «combate amoroso» tiene, pues, muy poca relación con lo que se suele llamar «tolerancia». La «apertura» de la existencia no es una «apertura espiritual»; la existencia no se abre a las «ideas» para insertarlas sin resistencia entre las suyas. Se abre a la otra existencia, a lo absoluto del que ésta vive, y hace algo más que abrirse: experimenta, se apropia, lucha, porque es su propio absoluto lo que está en juego cuando encuentra el del otro. Por esto, como dice Jaspers, la comunicación existencial es un combate, sin reservas ni límites, sin consideraciones, en el que la cuestión es la existencia del otro, a través de la cual se actualiza la mía.

Ver comentarios

Escrito por Jeanne Hersch

Etiquetado en #RACIOCINIO

Publicado en 24 Diciembre 2016

EL INSTANTE

¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
dónde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?
El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.
Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados
espejos de la noche no es el mismo.
El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

Ver comentarios

Escrito por Jorge Luis Borges

Etiquetado en #LITERATURA

Publicado en 13 Diciembre 2016

El dinero [fragmento]

El dinero mide todo lo que tiene un precio, pero también, por ello, lo que no lo tiene, quiero decir el precio mismo que ponemos a las cosas, a la gente, a todo lo que no es nosotros. De este modo mide, por lo menos negativamente, por lo menos por diferencia, nuestro propio valor, que siempre es sólo la parte de nosotros que se le escapa. El valor de un ser humano, su dignidad, como dice Kant, es lo que de él no está en venta, lo que no tiene precio, aquello contra lo cual el dinero nada vale, nada puede. ¿Esto es mucho? ¿Es poco? A cada uno corresponde decidir, por su propia cuenta, y tanto peor si el dinero se nos impone. Si todo se vende, nada vale.
 

Ver comentarios

Escrito por André Comte-Sponville

Etiquetado en #RACIOCINIO

Publicado en 12 Diciembre 2016

¡Buenos días, angustia! [fragmento]

En Oriente se cuenta esta historia, que no sé si es de origen budista o taoísta. Un monje camina por el bosque, pensativo, inquieto. Es un monje común y corriente, no es un sabio ni un liberado vivo: no ha conocido el despertar ni la iluminación. ¿Por qué se inquieta? Porque supo que su maestro —que sí era un sabio, un liberado viviente, uno que había despertado— ha muerto, lo que no es grave, asesinado a golpes de palos por bandoleros, lo que tampoco es tan grave. No hace falta ser sabio para comprender que se debe morir un día u otro y que la causa apenas importa, que sólo es impermanencia y vacuidad. Cualquier monje lo sabe. ¿Por qué entonces esa frente preocupada, esa perplejidad, esa difusa inquietud? Porque un testigo, que presenció la escena, informó a nuestro monje que el sabio, bajo los golpes, había gritado de manera atroz. Y esto tenía trastornado a nuestro monje. ¿Cómo podía gritar atrozmente un liberado viviente, alguien que había despertado, un buda, por algunos golpes de palos impermanentes y hueros? ¿Para qué tanta sabiduría si se iba a gritar como cualquier ignorante? En medio de sus meditaciones, nuestro monje no vio que se acercaban unos bandoleros que lo atacaron de súbito y le quebraron los huesos a golpes. Nuestro monje gritó atrozmente bajo los golpes. Y, gritando, experimentó la iluminación.

¿Y cuál es la lección? Entre otras, ésta: el sufrimiento y la angustia forman parte de lo real. Forman parte de la salvación. Son eternos y verdaderos tanto como lo demás. Y la sabiduría está en la aceptación de lo real, no en su negación. ¿Qué más natural que gritar cuando se sufre? ¿Qué más sabio que aceptar la angustia cuando se experimenta? «Mientras establezcas una diferencia entre el samsâra y el nirvâna —decía Nâgârjuna—, estás en el samsâra.» Mientras establezcas una diferencia entre tu pobre vida y la salvación, estás en tu pobre vida.

Ver comentarios

Escrito por André Comte-Sponville

Etiquetado en #RACIOCINIO

Publicado en 25 Noviembre 2016

ADÉU AL MASCLE!

¿Per què t’afues, dret, cap a la mort petita
que t’assetja al tombant d’aquest paisatge clos?
Per què signes amb foc l’escala del rellotge?
No. Vine com un riu traginador de llunes!

Allargassa’t a pler sota els tendals de boira.
Saluda els brins de l’herba, l’olor del pa, l’argila.
Afilera palets en copes sense fons.
Esfilagarsa’t, dolç, pels sellons i les ribes.

Sargantana voraç, beu-te el sol i la pluja,
la flonjor de la llana que recaptes dels núvols,
el viu dels cavallets del dimoni, el silenci
i els tresors que l’atzar congria a les rècues.

I emmiralla’m, obert, des del pou fins al delta,
on oblidem l’ençà, negats d’amor i d’aigua.

Ver comentarios

Escrito por Maria-Mercè Marçal

Etiquetado en #LITERATURA

Publicado en 24 Noviembre 2016

Cançoner (#99)

Ja que tant vós com jo hem comprovat
com el nostre esperar se'ns torna frau,
rere aquell summe bé que mai desplau
alceu el cor a més feliç estat.

La vida terrenal és com un prat
on entre flors i herbei el serpent jau;
i si la seva vista els ulls complau
és per deixar més l'ànim envescat.

Vós, així, si cerqueu tenir la ment
serena fins al jorn postrem d'esglai
seguiu els pocs, i no la vulgar gent.

Bé em podran dir: «Germà, trobes esplai
a guiar pel camí on freqüentment
t'esgarriaves, i ara més que mai».

Ver comentarios

Escrito por Francesco Petrarca (trad. Miquel Desclot)

Etiquetado en #LITERATURA